Alternativas fiscales que brinda el acuerdo para evitar la doble imposición suscrito entre la República de Costa Rica y la República Federal de Alemania

ALE-CR.2Costa Rica y Alemania suscribieron un Convenio para evitar la Doble Imposición (en lo sucesivo denominado CDI) el día 13 de febrero del 2014, que ya fue aprobado por el Bundestag o Consejo Federal alemán desde noviembre del 2014 y que acaba de ser ratificado por la Asamblea Legislativa de Costa Rica a inicios del 2016, restando únicamente su publicación en La Gaceta para que entre en vigor.

La finalidad de un CDI es eliminar o al menos aliviar la doble imposición que puede soportar un contribuyente o un grupo económico, cuando desarrolla actividades en dos o más jurisdicciones tributarias en las que se aplica, al menos en una de ellas, un criterio de sujeción de renta mundial.

Costa Rica utiliza un criterio de territorialidad para determinar cuáles rentas están sujetas a su impuesto a las utilidades, pero en cambio Alemania utiliza un criterio de renta mundial, de manera que existe la posibilidad de que las rentas obtenidas en Costa Rica por una subsidiaria o sucursal de una empresa alemana, deban tributar primero en Costa Rica y luego en Alemania, caso en el cual serían objeto de una doble imposición.

Si Costa Rica aprueba ciertos proyectos de ley que pretenden reformar algunas leyes tributarias,  podrían surgir casos en los que las rentas generadas en Alemania por una compañía o inversionista costarricense en aquel país, estén sujetas al impuesto sobre la renta alemán y luego se graven nuevamente en nuestro país, por lo cual no debe descartarse la posibilidad de que en el futuro surja una doble imposición “a la inversa”.

Aunque la finalidad principal de un CDI es eliminar o al menos aliviar la doble imposición, no es inusual que algunas normas de un CDI brinden un tratamiento fiscal más benévolo que el que ordinariamente brindan las legislaciones tributarias de los Estados parte.

Tal es el caso de lo que sucede con los dividendos y las regalías en el CDI suscrito entre Costa Rica y Alemania. Veamos las tarifas aplicables en el siguiente cuadro:

Ley 7092 del Impuesto sobre la Renta CDI Costa Rica – Alemania
Dividendos remesados de C.R. a Alemania 15% [1] 5% si la compañía alemana a la que se le remesan los dividendos, es dueña de al menos un 20% del capital de la entidad costarricense

15% en todos los demás casos, es decir, si la compañía alemana fuera dueña de menos de un 20% del capital de la entidad costarricense

 

Regalías remesadas de C.R. a Alemania 25% (tarifa del impuesto sobre remesas al exterior) y tope o límite a su deducibilidad como gastos en C.R. de un 10% de las ventas brutas del período fiscal 10% sería el máximo que Costa Rica podría aplicar por concepto del impuesto sobre remesas al exterior, si la percepción de la regalía también está gravada en Alemania

 

El cuadro anterior permite concluir que una vez que el tratado entre en vigencia, tendrán un mejor tratamiento fiscal las remesas de dividendos y de regalías de Costa Rica a Alemania amparadas al convenio, en comparación con el tratamiento que actualmente dispensa la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Por ello las empresas alemanas con operaciones en Costa Rica o las costarricenses con algún grado de presencia en Alemania, deberían revisar y replantearse los porcentajes de participación de los socios costarricenses y alemanes en el capital social de las sociedades y deben revisar contratos que estipulen el pago de royalties entre compañías costarricenses y alemanas.

Otra ventaja patente o evidente del CDI, es el reconocimiento de un crédito fiscal (artículo 23 del convenio), por los impuestos pagados en el otro Estado parte, bajo ciertas condiciones. De esa manera Alemania, por ejemplo, consideraría que los impuestos pagados en Costa Rica son acreditables contra los impuestos que el contribuyente deba pagar en Alemania.

Más allá de lo aparente o de lo que establece expresamente la letra del convenio, pueden implementarse ciertas estructuras lícitas para reducir la carga fiscal conjunta que soportan las entidades costarricenses y alemanas que mantienen relaciones económicas. Lo anterior aplica para el caso del pago de patentes, intereses, ganancias de capital, rentas inmobiliarias, etcétera.

Las personas físicas, por su parte, pueden solicitar en uno u otro país (en Costa Rica o en Alemania), certificaciones de residencia fiscal, para así aclarar cuál es la jurisdicción fiscal a la que en principio están sujetos. Lo anterior puede ser de mucha utilidad, por ejemplo, para un ciudadano alemán que reside la mayor parte del año en Costa Rica y que desarrolla en este país sus actividades lucrativas. En tal caso la certificación de residencia fiscal puede evitarle problemas con el Fisco alemán

El momento actual es un oportuno para que  las empresas costarricenses y alemanas que mantienen relaciones económicas, analicen las oportunidades que les puede brindar la futura entrada en vigencia del CDI.

[1] No consideramos el improbable caso de que se trate de subsidiaria alemana cuyas acciones se coticen o transen en una bolsa de valores costarricense, en cuyo caso el impuesto sería de un 5%.

Contáctenos

PARA DUDAS O CONSULTAS

Tel.: 2527-8985
Fax: 2234-5874 ​

Buró Tributario

Servicios Tributarios
Avenida 10 (San Martín)
Calle 27 A ó
200 metros este de la casa de Matute Gómez.
Coordenadas 9.929146, -84.066076 ​​

CORREO ELECTRÓNICO
info@buro.cr